Los bosques nos esperan

::: Por Fabiola Morales

La interpelación que se llevó a cabo en el Congreso de la República al titular del Ministerio de Agricultura, Francisco González, se refirió sólo a determinados puntos y dejó varios vacíos que, seguramente se habrían cubierto si se le hubiera solicitado que explique al país la política nacional del sector agrario del Gobierno, conforme lo solicitó Unidad Nacional.

Uno de esos vacíos fue sin duda el tema referido a la actividad forestal, por cuanto en el Perú el 80,9% de los suelos (67,2 MM has.), son aptos para los bosques; mientras el 14,8% (19,0 MM has.) lo son para la ganadería y el 4,3% (5,5 MM has.) para la actividad propiamente agrícola. Sin embargo, sólo el 21% de las tierras destinadas a los bosques (14,4 MM has.) están actualmente en uso, a lo que se suman los problemas derivados del aprovechamiento ilegal de los mismos.Un adecuado manejo de la actividad forestal, significa poseer un plan racional de concesiones que permitan la existencia de una industria maderera rentable y moderna. Es decir, una industria con certificación forestal voluntaria que, según los expertos, nos permitiría exportar en el futuro 3 mil millones de dólares de madera certificada con alto valor agregado.

Asimismo es necesario ofrecer determinada cantidad de hectáreas para la conservación de la biodiversidad, el eco turismo y los servicios ambientales entre los que destacan: el secuestro de carbono como mecanismo de desarrollo limpio que impulsa el Protocolo de Kyoto, del cual somos uno de los países adherentes; así como los servicios de regulación hídrica y belleza escénica, entre otros. Otro reto es diseñar un Plan de Reforestación, mediante la promoción de inversiones en plantaciones forestales, para lo cual el Perú posee más de 10 millones de hectáreas, especialmente en la costa y en la sierra, pero también en la selva. Los mismos que generarían eco negocios de productos maderables o no maderables con certificación ecológica.

Un plan de desarrollo forestal sostenible significa sin duda, un enorme potencial de negocios que, si llegara a concretarse, generaría en los próximos años, alrededor de 200 mil nuevos empleos, de acuerdo a la opinión de los expertos. Pero éste plan asegura no sólo la generación de riqueza, sino también la conservación de los recursos forestales, importante fuente mundial de oxígeno, hábitat y de desarrollo del turismo científico y ecológico.

Ahora bien, para lograr estas metas, el Perú ha conseguido caminar hacia una seguridad jurídica mediante la ley forestal 27308, pero también es necesario continuar con el diálogo y la búsqueda de consensos en espacios como la Mesa Nacional de Diálogo y Concertación Forestal que nació a iniciativa del Ministerio de Agricultura en el 2001; así como, continuar con los Concursos Públicos de Concesiones forestales que hasta el momento han cumplido con entregar 5 millones de hectáreas y la meta para el 2004 es de llegar a 10 millones.

Por otra parte, es necesario emprender un ordenamiento territorial, con resultados a mediano plazo, desarrollar programas de información y capacitación para los extractores forestales, fortalecer las herramientas de control de la tala ilegal y trabajar con instituciones como el Fondo de Desarrollo Forestal que tengan capacidad de llevar a cabo acciones concertadas con productores para lograr el desarrollo forestal sostenible en el manejo de bosques, plantaciones forestales, desarrollo de la industria maderera y servicios ambientales.

Anuncios

Comentarios desactivados en Los bosques nos esperan

Archivado bajo Agricultura, Artículos, Medio ambiente

Los comentarios están cerrados.