Un código para un desarrollo sustentable

Código del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales

::: Por Fabiola Morales

Nuestro país ha ingresado al siglo XXI consciente que debe integrarse a la realidad de un mundo global, la negociación para firmar un TLC tanto con Estados Unidos, como con la Comunidad Económica Europea, son prueba de ello.

Es por eso necesario modernizar la visión de nuestro desarrollo como país, teniendo en cuenta el impacto económico a mediano y largo plazo, pero sin dejar de lado los temas referidos al ambiente y el cuidado de nuestros recursos naturales, así como los sociales.

El desarrollo sostenible, sin duda, agrega valor y moderniza el simple concepto de desarrollo económico, porque asegura una industria limpia, exigencia del mercado global, preocupado por niveles de salud mucho más altos. Por otro lado, satisface las demandas crecientes de las comunidades donde se llevan a cabo las actividades de producción minera, pesquera, forestal o de cualquier otra índole, y evita los conflictos, cada vez más frecuentes.

Sin embargo, nuestro camino hacia el desarrollo sostenible, necesita también de la modernización del marco legal que nos rige en materia de Ambiente y Recursos Naturales, era por eso de suma urgencia, la reforma de este código que data de 1990. Con tal motivo se formó, por ley 27980, la Comisión Revisora que nos tocó presidir y que estuvo integrada por los congresistas Luis Flores y Víctor Noriega, por representantes del Consejo Nacional del Ambiente, diversos ministerios, colegios profesionales, representantes empresariales, de las regiones y municipalidades, la Defensoría del Pueblo, y diversos representantes de la sociedad civil.

Como producto de un trabajo de 310 días, en los que se llevaron a cabo siete audiencias en distintas ciudades del país y diez sesiones de trabajo, elaboramos el Anteproyecto del Código de Medio Ambiente y los Recursos Naturales, con el cual buscamos modernizar la legislación existente en el tema ambiental, y de este modo promover el desarrollo sostenible que necesita nuestro país.

Las audiencias públicas desarrolladas en las ciudades de Cuzco, Pucallpa, Cajamarca, Piura, Iquitos, Lima y Trujillo, contaron con la presencia de expertos en el tema, autoridades locales, periodistas y sociedad civil, quienes aportaron aspectos importantes que enriquecieron la elaboración del mencionado anteproyecto. La experiencia recogida en estas actividades nos permitió también, conocer las expectativas de la población de los mismos lugares donde se han planteado propuestas para el cuidado del ambiente y los recursos naturales.

A las sesiones ordinarias de la Comisión Revisora, se sumaron las sesiones extraordinarias de cuatro grupos temáticos que se establecieron con base a la estructura del anteproyecto para un mejor desarrollo del mismo.

Conceptos como turismo sostenible, consumo sostenible y producción limpia, son conceptos claves en el anteproyecto de reforma de este Código que se han recogido de los diversos aportes no sólo de las instituciones públicas y privadas; sino también de la cantidad de ciudadanos representativos que asistieron a las audiencias sobre todo en provincias y de las enviadas a través de la página web que el Congreso de la República dispuso para este fin.

Como éstos, se podrá encontrar otros términos como: salud ambiental, etiquetado y autorregulación, ciudadanía ambiental, ISO. Pero tal vez, los más importantes son el derecho de acceso a la información y el principio precautorio. En el primero buscamos que, tanto las empresas como las diferentes instituciones del Estado, cumplan con el deber de informar, paso a paso todo el proceso de las herramientas de protección ambiental como el EIA (Estudio de Impacto Ambiental) y otros aspectos puntuales sobre el proyecto de inversión, sus condiciones y efectos.

Por su parte, el principio precautorio, establece que en caso de haber indicios razonables de riesgo de daño grave o irreversible a la salud o al ambiente, la falta de certeza científica absoluta no es obstáculo para postergar la adopción de medidas destinadas a eliminar o reducir dicho riesgo.

El anteproyecto también busca darle mayor énfasis a los términos de “recursos naturales” y “ambiente”. Por ello, se ha considerado elaborar un inventario de los recursos naturales, a lo que se suma el compromiso del Estado para orientar el desarrollo sostenible fomentando el desarrollo económico de manera compatible con el cuidado del ambiente.

Sobre el término “ambiente” estamos planteando el cuidado de nuestro entorno a través de acciones como la prevención y control de la contaminación ambiental y la promoción del desarrollo y uso de tecnologías, métodos, procesos prácticas de producción y comercialización más limpias.

Por todo ello, como vicepresidenta de la Comisión de Ambiente y Ecología seguiremos trabajando porque este nuevo marco legal se cumpla y el esfuerzo por conservar nuestro ambiente y los recursos naturales empiece a dar frutos en corto tiempo logrando, sobre todo, a una mejor calidad de vida para todos los ciudadanos.

Anuncios

Comentarios desactivados en Un código para un desarrollo sustentable

Archivado bajo Artículos, Medio ambiente

Los comentarios están cerrados.