Transparencia para el vaso de leche

::: Por Fabiola Morales

Hace unos días un grupo de dirigentes del Programa Vaso de Leche marchó a Palacio de Gobierno pidiendo la pena de muerte para los violadores y, como un añadido, reclamaban la intervención del propio Presidente de la República para “frenar” un proyecto de ley que, supuestamente, dejaría sin ración de leche a los niños de 8 a 13 años.

Afirmación totalmente falsa, porque el P.L. N° 320 que modifica algunos aspectos de la ley N° 27470, en ninguna línea la suscribe. Sino que, por el contrario, reafirma lo ya expresado por la citada ley: que los niños de 0 a 6 años, así como las madres gestantes y en periodo de lactancia, deben tener prioridad en la atención del programa. Prioridad indicada por los ginecólogos y pediatras. No olvidemos que es en los primeros meses (desde que los niños están en el vientre de su madre), y hasta los 3 años de edad, cuando desarrollan la mayor parte de sus potencialidades cerebrales para lo que necesitan estar bien nutridos. Después, llegaríamos tarde.

Pero la novedad de nuestro proyecto está en otros aspectos. Uno de ellos es que los Comités de Administración deben proceder al empadronamiento y la publicación semestral de los insumos recibidos, la cantidad de raciones distribuidas, así como el número y los nombres de los beneficiarios. Todo ello por la imperiosa necesidad de transparencia que debe existir en los programas sociales con el fin de asegurarnos que realmente se está llegando a todos y, principalmente, a los más necesitados. Los organismos internacionales han señalado que sólo el 20% de los pobres se benefician de los mismos.

Otro aspecto del proyecto es que incide en el mejoramiento y transparencia del proceso de licitación de insumos que, tantas veces, ha producido el desabastecimiento y el incumplimiento con la entrega del Vaso de Leche por varios meses. Por eso es que planteamos que las madres dirigentes deben no sólo proponer, sino participar en todo el proceso de la adquisición. Madres que deben ser elegidas mediante votación secreta y sin posibilidad de reelecciones eternas, como sucede ahora en varios casos.

En la medida que los Comités de Administración participen en la etapa de adquisición de insumos, se garantizará también que la licitación pública y adjudicación directa de los alimentos cumplan con lo establecido en el Reglamento sobre Vigilancia y Control Sanitario de Alimentos y Bebidas.

Por tanto, ni recorte, ni exclusión en el Programa del Vaso de Leche. Nada más lejos de la realidad, pues el P.L. N° 320 sólo pretende mejorar la organización y gestión de este Programa, tantas veces manoseado y en crisis, sobre todo, en provincias. Entendemos, sin embargo, que sólo una verdadera voluntad política por mejorar el Estado Peruano a fondo y en su totalidad, puede asegurarnos el éxito de esta propuesta. Ojalá el Congreso y el Ejecutivo nos pongamos de acuerdo por el bien de los más pobres entre los pobres.

Anuncios

Comentarios desactivados en Transparencia para el vaso de leche

Archivado bajo Artículos, Ética y fiscalización, Labor social

Los comentarios están cerrados.