Áreas de Conservación Municipal: por una gestión ambiental descentralizada

::: Por Fabiola Morales

Un tema que ha pasado de la preocupación local al debate nacional es el referido a las Áreas de Conservación Municipal (ACM). Fruto de la competencia ambiental comprendida en la Ley Orgánica de Municipalidades y a que el Reglamento de la Ley de Áreas Naturales Protegidas así lo permitía, las Municipalidades podían hasta marzo de este año establecer Áreas de Conservación Municipal. Sin embargo, con el D.S. Nº 015-2007-AG, ha quedado derogado parte del Reglamento de la Ley de Áreas Naturales Protegidas, que precisamente les otorgaba esta competencia.

Ahora, como dijo uno de los expositores de la audiencia pública Áreas Naturales de Conservación Municipal -que organizó la segunda vicepresidencia del Congreso de la República- se ha dado paso a la ingobernabilidad, puesto que son los gobiernos locales, “las venas de la democracia”, a los que se les ha recortado esta potestad.

No obstante, quienes están a favor y en contra de las Áreas de Conservación Municipal, pese a sus diferencias, sintonizan en que la existencia de estas áreas son importantes. Es decir, el debate no está centrado en la posibilidad de si deben o no existir. El debate está en el cómo y el procedimiento que se debe seguir para el establecimiento de un área de conservación municipal.

Dado que allí está el meollo del asunto es lógico y responsable pensar que toda área de conservación municipal debe cumplir con unos requisitos físicos y legales. En cuanto a físicos: deben seguir las reglas de cualquier área protegida, es decir conservación de la diversidad biológica y valores asociados, así como representatividad al nivel de gestión que corresponda. En cuanto a los requisitos legales, deben ser áreas de dominio público, tener un expediente técnico, planificación participativa y documentos de gestión aprobados.

De esta forma, dichas áreas se estarían estableciendo con un criterio técnico y sustentado. Y, a ello, hay que sumar la claridad en la legislación: si una facultad ha sido borrada a través de un decreto, sería importante y dejar muy claro a través de una ley o la modificación de la propia Ley Orgánica de Municipalidades, que los gobiernos locales tienen facultad para el establecimiento y gestión de estas áreas.

Tanto el sustento técnico como la claridad en la legislación afianzarán a que sean los gobiernos locales, que conocen más de cerca la problemática de sus localidades y quienes tienen la facultad de ordenar su territorio, los que asuman esta tarea no sólo para establecer dichas áreas, sino para gestionarlas, quizá a través de alianzas estratégicas con el sector privado. Hay que reconocer que tampoco se trata de crear áreas de conservación por doquier ni simplemente, por oponerse a otro tipo de actividades extractivas y productivas.

En suma, es imprescindible devolver a las municipalidades esta facultad y, principalmente, hacerlas partícipes y responsables de la gestión de estas áreas de conservación local. Se trata de impulsar la gestión descentralizada del ambiente, pues todas las autoridades del país debemos involucrarnos en ello.

Incluso, es fundamental entender que los objetivos de conservación del patrimonio natural no son contrarios a la inversión y que es necesario trabajar en base a una visión común porque no habrá conservación sin generación de riqueza, y no podrá haber generación de riqueza sin recursos naturales.

Así lo tienen que ver líderes locales, regionales y mundiales. El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, señaló el pasado viernes que no tendremos economía si destruimos nuestro medioambiente, por ello todos debemos coincidir que, al margen de ideologías, hay un solo planeta, y tenemos la responsabilidad de cuidarlo.

Es importante que iniciativas de conservación a nivel local se proyecten a nivel regional. No sólo debemos apostar por medidas que, por ejemplo, ayuden a reducir la emisión de gases de efecto invernadero y potenciar el uso de fuentes renovables de energía eólica y solar. También es de vital importancia apostar por la conservación de nuestros recursos, pues el fin es el disfrute de un ambiente sano y equilibrado que ayuden a elevar la calidad de vida de las personas.

Anuncios

Comentarios desactivados en Áreas de Conservación Municipal: por una gestión ambiental descentralizada

Archivado bajo Artículos, Gobiernos locales, Medio ambiente

Los comentarios están cerrados.