[Crónica] Archipiélago Galápagos (2)

galap2a

La Española, es una de las islas más pequeñas de Galápagos. Recorrerla supone un verdadero reto. Hay que caminar horas sobre rocas de formas y texturas diversas: redondas, puntiagudas, lisas, rugosas, húmedas o quemantes…un paisaje donde el mar se acerca a las rocas tímidamente para refrescarlas del sol que las sofoca.

Es la casa donde conviven aves exóticas, cantidades de coquetas iguanas, lagartijas, graciosos lobos marinos y, hasta el temible gavilán de los Andes que asecha su presa.

Hay que entrar en un verdadero estado de contemplación para seguir la vida cotidiana en La Española.

galap3b

La Iguana, se esfuerza por mostrarse simpática con sus continuos movimientos de cabeza y poses de vedette.

El Piquero de Patas Azules, abriga a sus polluelos entre tierno y celoso. Las Paracas, realzan el paisaje marino, mientras disfrutan de la brisa del mar. Los Albatros de Galápagos, juntan sus largos picos para alimentarse mutuamente.

Mientras tanto, algunos lobos marinos se resbalan por las rocas en busca de sombra.

Para caminar, es necesario mantener el equilibrio ayudados de unas buenas zapatillas. Pero, conseguir algún rasguño de recuerdo, es casi inevitable. Caminar entre rocas es siempre agotador, cansado y difícil… pero,  la recompensa es disfrutar de la convivencia con una fauna singular, especies muchas de ellas endémicas o en peligro de extinción que vale la pena conocer.

galap3

La Floreana.

Es una isla un poco más grande que La Española. Están bastante cerca y el agua es extremadamente transparente. Ideal para hacer snorkel y disfrutar de la variedad de colores, tamaños y movimientos de la vida en la profundidad del mar.

Para quienes no se atreven con el buceo, hay una lancha, con fondo de cristal, donde se goza también de la vida acuática y se premia con aplausos el descubrimiento de especies únicas que nadan con estilo, como los tiburones – bebe.

Despierta nuestra curiosidad en esta isla, las inmensas tortugas de mar que, de vez en cuando asoman a la arena e inmediatamente se zambullen y se pierden en las olas.

galapagos3

Una caminata larga entre los arenales, playa adentro, te lleva a dos lagos, donde se puede ver desde lo alto de un mirador, hermosas aves como los Flamingos.

Si en nuestro Perú queremos repetir el ejemplo de La Española, es necesario insistir en que el Poder Ejecutivo promulgue un Decreto Supremo para proteger nuestras áreas marinas, islas y puntas del litoral.

Un Piquero Patas Rojas, nos despide y reanima después de una excursión de agotamiento físico que conforta el espíritu.

[Texto y fotos: Fabiola Morales]

Relacionado: [Crónica] Archipiélago Galápagos (1)

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Crónicas, Medio ambiente

2 Respuestas a “[Crónica] Archipiélago Galápagos (2)

  1. holger

    muy interesante su reseña sobre lo vivido en galapagos como ud sabe es una area protegida y patrimonio de la humanidad por su riqueza marina sobre todo la atencion muy especial que da el gobierno del ecuador a la region insular de galapagos.

    • fabiolamoralesc

      Estimado Holger,

      Gracias por los comentarios y ojalá repliquemos pronto este tipo de experiencias con la innumerable cantidad de recursos naturales que tiene nuestro país.

      Saludos.