Fabiola Morales llegó a Lobitos para investigar desmantelamiento de cuartel

cuartel

Inspectoría EP investiga quién desmanteló cuartel de Lobitos. Desaparecieron dos millones de pies cuadrados de madera pino oregón.

Por orden del comandante general del Ejército, general EP Otto Guibovich, la Inspectoría General de esa institución inició ayer una investigación sumaria para determinar si hubo irregularidades en el desmantelamiento del cuartel militar de Lobitos, otrora sede de la poderosa Octava División Motorizada.

Fue después de que El Comercio denunciara, el sábado pasado, una sistemática depredación de los centenarios inmuebles de esa unidad militar por parte de la Primera Brigada de Caballería, al mando del general EP Leonidas Dupont. Parte del desmantelamiento habría ocurrido, incluso, después de que el Instituto Nacional de Cultura (INC) declarara en “presunción legal” a Lobitos, es decir como un patrimonio cultural de la nación.

A raíz del informe de este Diario, el inspector general del Ejército, general EP Víctor Ripalda Ganoza, se presentó el martes último en la mencionada base militar. Allí encontró, al parecer, indicios de hechos irregulares. Debido a ello ordenó al general EP Jorge Chávez, inspector de la Región Militar del Norte, el inicio de las pesquisas administrativas de rigor.

Asimismo, ayer llegó a Lobitos la tercera vicepresidenta del Congreso, Fabiola Morales Castillo, quien recorrió las instalaciones de esta gran unidad castrense y constató que solo quedaban escombros.

“Esto ha sido un saqueo, no puede ser”, exclamó la parlamentaria sorprendida e indignada. Morales y el general Chávez se reunieron con pobladores de este campamento en el salón comunal del barrio de pescadores Primavera. Allí recibieron las denuncias de antiguos moradores; según estos, los militares, bajo el mando del teniente EP Edwin Salazar Aylas (el administrador de la base de Lobitos), saquearon el muelle, el casino de oficiales y la escuela de varones, entre otros inmuebles. La congresista y el militar se volvieron a reunir en la sede de la Compañía de Comandos 111. Allí Fabiola Morales le pidió al general Chávez que fuera imparcial al momento de emitir sus conclusiones.

El inspector de la Región Militar del Norte, Jorge Chávez, dijo que se dedicará a determinar qué cantidad de madera había sido saqueada de esas edificaciones y qué se había hecho con ella.

Se estima que, en total, se habrían extraído dos millones de pies cuadrados de madera pino oregón. Lo mismo habría ocurrido con grandes cantidades de fierro y calaminas, las cuales se vendieron a recicladores que meses atrás invadieron Lobitos.

El general Chávez explicó que pedirá el testimonio no solo de los militares de la Primera Brigada de Caballería, sino también de los vecinos.

En su inspección, la congresista Morales comprobó que otras decenas de inmuebles fueron desmantelados, entre ellos el local del otrora Batallón de Infantería 31 y del Grupo de Artillería 8 que estaba ubicado en el barrio de Chorrillos.

Se levantaron hasta las lápidas

El edificio de lo que fue la comandancia general de la Octava División Motorizada, que en noviembre pasado fue declarado por el INC patrimonio cultural de la nación, también ha sido depredado, incluso luego de que recibiera tal distinción, en julio del año pasado.

En su visita, la parlamentaria Fabiola Morales comprobó que al inmueble le faltaban ventanas; algunas paredes habían desaparecido y las maderas de los pisos también habían sido arrancadas.

El reloj, que su ubicaba en la parte más alta del edificio, también ha desaparecido. Nadie sabe de su paradero. Los visitantes se llevaron otra sorpresa cuando llegaron al antiguo Cementerio Británico: los mausoleos y lápidas de los primeros ingleses que llegaron a Lobitos también fueron saqueados por los ladrones para apoderarse del valioso mármol.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Ética y fiscalización, Piura, Talara

Una respuesta a “Fabiola Morales llegó a Lobitos para investigar desmantelamiento de cuartel

  1. Pingback: Congresista Fabiola Morales saluda sanción impuesta al General EP que ordenó desmantelamiento de campamento de Lobitos «