[El Comercio] Corrupción, un lastre para el crecimiento económico

¿Qué estamos haciendo para acabar con este latre?

Por: Fabiola Morales Castillo*

La reciente VI Cumbre Latinoamérica-UE celebrada en Madrid confirma cuán atractivos son nuestros países para la Comunidad Europea, que en esta oportunidad se ha apresurado a firmar sendos acuerdos comerciales y cerrar tratados de libre comercio, antes de que se cumpla el pronóstico de que para el 2020 China ocupará el segundo puesto como inversor en la región, apenas detrás de Estados Unidos.

“Latinoamérica crece” y “El Perú está en boca de todos” son frases que escuchamos casi a diario, muy a pesar de los rezagos de la recesión económica mundial y la reciente crisis griega que —según dicen algunos— amenaza con reavivar aquellos reajustes con tendencia a la baja de nuestro PBI, tal y como sucedió a fines del año pasado.

Por suerte, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) ha alejado esa posibilidad tras anunciar que el crecimiento del PBI en marzo fue de 8,76%, la tasa más alta en los últimos 17 meses, sustentada en el auge de sectores como el de construcción, manufactura y comercial.

Qué duda cabe ya, Europa en plena crisis nos necesita, al igual que Estados Unidos sobrevive gracias a miles de inmigrantes que por mucho tiempo han hecho de ese país una tierra de oportunidades.

Sin embargo, más allá de las buenas cifras, el auge económico y los nuevos mercados, es importante que nuestros gobiernos sepan que el crecimiento no se debe medir solo sobre la base de cifras macroeconómicas; sino también sobre aspectos como el Índice de Desarrollo Humano —en el que ocupamos el puesto 78, muy por debajo de países como Chile (ubicado en el 44)— y los niveles de corrupción.

Si bien hay confianza en cumplir las proyecciones sobre la disminución de la pobreza a un 30% para el 2011, en el Perú la realidad es mucho más compleja, pues hay que considerar otros temas como el acceso a la educación, la inclusión social, la capacitación técnica en las regiones y, fundamentalmente, la lucha contra la corrupción.

Sobre este último punto, en un reciente artículo elaborado por un diario español, destaca un cuadro titulado “Índice de corrupción”, en el que el Perú ocupa el puesto 72 en el mundo, por debajo de países como Chile, Uruguay, Costa Rica, El Salvador y Colombia, considerados los menos corruptos en Latinoamérica.

Esta percepción nos lleva a pensar que si bien el fortalecimiento de nuestra democracia y el auge económico son importantes para entrar a la liga de potencias mundiales (como es el caso de Brasil), la lucha contra la corrupción resulta clave en el desarrollo que queremos alcanzar como sociedad. En esa línea, enfrentar y resolver casos como los “petroaudios” y Cofopri pueden ser emblemáticos.

Quizá hoy estemos en los ojos de Europa, como antes estuvimos en los de Estados Unidos, y no faltará mucho para que gigantes asiáticos, como China, India o Japón, concreten inversiones en lugares tan diversos de nuestro continente y tengan a nuestro territorio en la mira, donde ya asoman inversiones en campos como el tecnológico y el agrícola.

El alto grado de competitividad exigido por dichos mercados pasa por temas tan elementales como el grado de apertura y la transparencia con la que actúan todos los organismos, empezando por las instituciones públicas.

La pregunta aquí es: ¿Qué está haciendo el Perú para acabar con el lastre de la corrupción? Creemos que todos los gobiernos, y este en particular, están en la obligación de esclarecer y castigar todos los casos de corrupción; por cuanto no hacerlo es avalar estas prácticas ante la comunidad internacional, tan ávida de invertir en países que demuestren seriedad en el manejo político y público-administrativo.

(*) Congresista Solidaridad Nacional
Fuente: El Comercio.
Descargar PDF.
Anuncios

Comentarios desactivados en [El Comercio] Corrupción, un lastre para el crecimiento económico

Archivado bajo Artículos, Política

Los comentarios están cerrados.