Archivo de la categoría: Artículos

[Editorial] La Mujer, en su esencia

Asumir un trabajo especializado sobre la mujer plantea muchos retos y a su vez, muchas posibilidades. La resolución de este tema y los objetivos a plantear van a depender de la forma en la cual nos aproximemos a esta compleja y gran realidad.

Respecto de la mujer, un punto de partida importante se encuentra en poder responder a la pregunta: ¿Cuál es el concepto de mujer cuya protección, promoción y defensa promovemos?, es decir, ¿Quién es en esencia, ella en si misma? ¿Qué la define y hace diferente del varón?. Responder estas preguntas podrían ameritar un tratado, de muchos tomos por cierto, sin embargo, lo que nos preocupa es poder hacer una reflexión que defina a la mujer en su contenido esencial, necesidades y aspiraciones basadas en su ser mujer: su femineidad.

Varón y mujer son diferentes y complementarios. Es tiempo de mirar una la realidad en la que la actividad mujer ha ido más allá de la mera superación de sus problemas: su presencia ha sido de vital importancia en la economía, la cultura, la sociedad y sobretodo en la familia. En todos estos ámbitos la mujer es señal de fortaleza y sensibilidad, de empuje, perseverancia y paciencia que trasciende cualquier dificultad y a su vez, de ternura que permite acompañar permanentemente el crecimiento y educación de los hijos y sobre todo, su fuerza en el trabajo.

Anuncios

Comentarios desactivados en [Editorial] La Mujer, en su esencia

Archivado bajo Artículos, Opinión, Vida y Familia

[Editorial] Seguridad ciudadana

Es vital llamar la atención sobre el problema de inestabilidad social que atravesamos como país, y que amenaza con erosionar la confianza de la inversión privada en un momento en que es muy necesaria. Más allá del debate sobre elevar las condenas o adoptar la pena de muerte, lo que necesitamos es combatir la delincuencia organizada y hacer valer las regulaciones existentes de modo que no sea tan fácil burlar a las leyes ni a la justicia.

Durante este gobierno, gracias a figuras como la reincidencia, habitualidad y sumatoria de penas (de hasta 35 años), las condenas se han endurecido, al punto de superar los 12 años en diversas modalidades de robo y cadena perpetua en caso de que el crimen conlleve a la muerte de la víctima.

Estos mecanismos, sin embargo, se encuentran con obstáculos como la inaplicabilidad y la relatividad en la práctica; o son después revertidos a favor del penado por algún juez bajo figuras de confesión, arrepentimiento o conclusión anticipada. No podemos permitir esta clase de abuso en beneficios ideados para una honesta y verdadera readaptación social del penado.

Debemos comprometernos a recomponer la política de seguimiento a la libertad vigilada de las personas que han obtenido ese beneficio; establecer un Plan Estratégico de Seguridad que integre gobiernos locales, policía y ciudadanía, con estructuras de inteligencia de gobierno y prevención a nivel general.

Hay que recalcar la importancia de la participación ciudadana en el tema de seguridad, el rol de la sociedad organizada frente a la delincuencia que atenta contra nuestros intereses sociales, económicos y políticos. Cuando los miembros de una comunidad cobran conciencia de la necesidad de su intervención logran cosas muy importantes en este aspecto, un ejemplo claro es el de Parachique, una humilde caleta de pescadores de Sechura en Piura, donde el señor Aquilino Ruíz Antón, como presidente del Gremio de Pescadores Artesanales de Parachique, entregó a la Municipalidad de esa caleta una moto lineal para implementar el servicio de Serenazgo, porque son ellos los que se protegen y se apoyan vigilando y mejorando su sistema de seguridad. Hay que seguir ese ejemplo y empezar a ejercer nuestros deberes civiles que al final son nuestros derechos.

Comentarios desactivados en [Editorial] Seguridad ciudadana

Archivado bajo Artículos, Gobiernos locales, Opinión, Participación ciudadana, Política

[Opinión] La hora de los consumidores

Por: Fabiola Morales Congresista
Sábado 14 de Agosto del 2010

Con la aprobación del Código de Protección y Defensa del Consumidor por el Congreso de la República, el Perú ha dado un paso trascendente en defensa de quienes adquieren productos y servicios, de cualquier índole.

El Perú hoy cuenta con un Código de Protección y Defensa del Consumidor, construido con los representantes de los propios consumidores y base fundamental para que los ciudadanos accedan a productos y servicios idóneos y que gocen de los derechos y mecanismos efectivos para su protección, reduciendo la asimetría informativa, corrigiendo, previniendo o eliminando las conductas y prácticas que afecten sus legítimos intereses.

¿Pero quiénes son los consumidores o usuarios de acuerdo con este código? Son todas aquellas personas naturales y jurídicas que adquieran, utilizan o disfrutan como destinatarios finales productos o servicios materiales e inmateriales en beneficio propio o de su grupo familiar o social, actuando así en un ámbito ajeno a una actividad empresarial o profesional (caso inclusive de las asociaciones, comités, etcétera).

El código recoge principios novedosos y casi revolucionarios, tales como los principios de soberanía del consumidor, proconsumidor, transparencia, corrección de asimetría, buena fe, protección mínima, proasociativo y primacía de la realidad, etcétera. También se ha recogido como regla general que el Estado reconoce la vulnerabilidad del consumidor y, por ende, sus acciones se orientan a proteger sus legítimos intereses y a promover un rol activo en el mercado.

Se establece toda una gama de derechos de los consumidores y define la relación consumidor-proveedor. Así, por ejemplo, se ha diferenciado el derecho del consumidor a un trato justo y equitativo en toda transacción comercial del derecho a la protección de sus intereses económicos, precisándose que la protección es frente a las cláusulas abusivas, métodos comerciales coercitivos y cualquier otra práctica análoga.

Recoge el derecho de información de los consumidores en todos sus aspectos, como el precio, la protección al consumidor frente a la publicidad y la idoneidad de los productos y servicios en el sentido de que la idoneidad es la coincidencia entre lo que el consumidor espera y lo que efectivamente recibe.

Son tratados, además, aspectos fundamentales como la salud y seguridad de los consumidores, la protección de sus intereses sociales y económicos, los contratos que suscriban a fin de evitar cláusulas abusivas, definiendo lo que se entiende por métodos comerciales abusivos (coercitivos, agresivos o engañosos y abusivos en el cobro), incluyendo la protección del consumidor en los productos o servicios específicos; los servicios públicos regulados y el importante rubro de los servicios de salud, educativos, inmobiliarios y, especialmente, los financieros, estableciendo todo un régimen de responsabilidades y sanciones para los proveedores.

En resumen, es un importante código que todos debemos procurar leerlo, estudiarlo o, al menos, revisarlo exhaustivamente, en especial la mujer peruana que es quien por lo general adquiere productos y servicios para el hogar, pues, queramos o no reconocerlo, todos somos consumidores y, con este código, es nuestra hora.

Publicado en El Comercio.

Comentarios desactivados en [Opinión] La hora de los consumidores

Archivado bajo Artículos, Opinión, Participación ciudadana

[Editorial] Mujer, fuerza y motor del desarrollo del país

Después de muchos años el país está en condiciones más que favorables, estamos atravesando una etapa de crecimiento importante, y la mujer es la principal protagonista de este proceso de desarrollo, de este auge que tiene una sólida base hecha de emprendedores, de emprendedoras, de mujeres luchadoras que logran salir adelante con fuerza de espíritu y de corazón, que logran de una casa un hogar y que de ese hogar hacen una empresa, una MYPE, una PYME y el progreso del Perú.

Desde todos los tiempos las mujeres peruanas pujantes se han dedicado a contribuir con el crecimiento económico de sus familias, de su comunidad y de su país. Así por ejemplo, son las mujeres de los pescadores artesanales las que comercializan el fruto del mar, producto del trabajo de sus padres, esposos e hijos. Las mujeres del campo hacen lo mismo con el producto de la tierra, y así por el estilo son las mujeres las que hacen empresa, ya sea trabajando en alianza o solas como las mujeres tejedoras de Pedregal Grande en Catacaos, Piura, que a partir de su arte tejen el futuro de sus familias con hilos de paja toquilla.

Pero la importancia de la mujer va más allá, ya que es ella quien imprime en su círculo familiar los códigos de ética, los valores y el respeto por el entorno; como reza un viejo adagio “la clase se mama”, indicando la intimidad y profundidad de la influencia de la madre en la familia, se trata del vínculo más profundo, la leche materna, que transmite desde las entrañas la calidad de las personas.

Hoy me toca presidir la Comisión de la Mujer y Desarrollo Social del Congreso de la República, desde donde seguiré trabajando como lo vengo haciendo hace nueve años, a favor de la familia, defendiendo la vida y promoviendo políticas que beneficien y protejan a las mujeres, haremos un trabajo cabal aportando un granito de arena para que el auge y el desarrollo del país siga viento en popa gracias a este motor tan importante, que da la vida y la sostiene, a la mujer peruana.

Comentarios desactivados en [Editorial] Mujer, fuerza y motor del desarrollo del país

Archivado bajo Artículos, Opinión, Trabajo, Vida y Familia

[El Comercio] Corrupción, un lastre para el crecimiento económico

¿Qué estamos haciendo para acabar con este latre?

Por: Fabiola Morales Castillo*

La reciente VI Cumbre Latinoamérica-UE celebrada en Madrid confirma cuán atractivos son nuestros países para la Comunidad Europea, que en esta oportunidad se ha apresurado a firmar sendos acuerdos comerciales y cerrar tratados de libre comercio, antes de que se cumpla el pronóstico de que para el 2020 China ocupará el segundo puesto como inversor en la región, apenas detrás de Estados Unidos.

“Latinoamérica crece” y “El Perú está en boca de todos” son frases que escuchamos casi a diario, muy a pesar de los rezagos de la recesión económica mundial y la reciente crisis griega que —según dicen algunos— amenaza con reavivar aquellos reajustes con tendencia a la baja de nuestro PBI, tal y como sucedió a fines del año pasado.

Por suerte, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) ha alejado esa posibilidad tras anunciar que el crecimiento del PBI en marzo fue de 8,76%, la tasa más alta en los últimos 17 meses, sustentada en el auge de sectores como el de construcción, manufactura y comercial.

Qué duda cabe ya, Europa en plena crisis nos necesita, al igual que Estados Unidos sobrevive gracias a miles de inmigrantes que por mucho tiempo han hecho de ese país una tierra de oportunidades.

Sin embargo, más allá de las buenas cifras, el auge económico y los nuevos mercados, es importante que nuestros gobiernos sepan que el crecimiento no se debe medir solo sobre la base de cifras macroeconómicas; sino también sobre aspectos como el Índice de Desarrollo Humano —en el que ocupamos el puesto 78, muy por debajo de países como Chile (ubicado en el 44)— y los niveles de corrupción.

Si bien hay confianza en cumplir las proyecciones sobre la disminución de la pobreza a un 30% para el 2011, en el Perú la realidad es mucho más compleja, pues hay que considerar otros temas como el acceso a la educación, la inclusión social, la capacitación técnica en las regiones y, fundamentalmente, la lucha contra la corrupción.

Sobre este último punto, en un reciente artículo elaborado por un diario español, destaca un cuadro titulado “Índice de corrupción”, en el que el Perú ocupa el puesto 72 en el mundo, por debajo de países como Chile, Uruguay, Costa Rica, El Salvador y Colombia, considerados los menos corruptos en Latinoamérica.

Esta percepción nos lleva a pensar que si bien el fortalecimiento de nuestra democracia y el auge económico son importantes para entrar a la liga de potencias mundiales (como es el caso de Brasil), la lucha contra la corrupción resulta clave en el desarrollo que queremos alcanzar como sociedad. En esa línea, enfrentar y resolver casos como los “petroaudios” y Cofopri pueden ser emblemáticos.

Quizá hoy estemos en los ojos de Europa, como antes estuvimos en los de Estados Unidos, y no faltará mucho para que gigantes asiáticos, como China, India o Japón, concreten inversiones en lugares tan diversos de nuestro continente y tengan a nuestro territorio en la mira, donde ya asoman inversiones en campos como el tecnológico y el agrícola.

El alto grado de competitividad exigido por dichos mercados pasa por temas tan elementales como el grado de apertura y la transparencia con la que actúan todos los organismos, empezando por las instituciones públicas.

La pregunta aquí es: ¿Qué está haciendo el Perú para acabar con el lastre de la corrupción? Creemos que todos los gobiernos, y este en particular, están en la obligación de esclarecer y castigar todos los casos de corrupción; por cuanto no hacerlo es avalar estas prácticas ante la comunidad internacional, tan ávida de invertir en países que demuestren seriedad en el manejo político y público-administrativo.

(*) Congresista Solidaridad Nacional
Fuente: El Comercio.
Descargar PDF.

Comentarios desactivados en [El Comercio] Corrupción, un lastre para el crecimiento económico

Archivado bajo Artículos, Política

[Editorial] Mujer, fuerza integradora

Todos sabemos que familias cuidadas y bien constituidas son la base de sociedades prósperas, porque es en el hogar donde se forjan los valores y el respeto al prójimo y al medio. Es la familia la que protege la vida y la que defiende las normas de buena vecindad básicas para vivir en paz, en una sociedad sin violencia, ni delincuencia. Y somos las mujeres la fuerza integradora de la familia y de la sociedad.

Desde que asumí el reto de ser congresista, he velado por los intereses de la familia y por el respeto a la vida, generando e impulsando leyes que beneficien y promuevan esta institución tan poco valorada últimamente. Hemos apostado por fomentar la unión de la familia logrando la licencia post parto tanto para la madre como para el padre, el derecho al periodo de lactancia y oponiéndonos a los dispositivos legales creados para facilitar la ruptura del vínculo como los llamados divorcios “al paso”, que solo generan vulnerabilidad en los integrantes de la familia.

Por eso, nuestro trabajo fuera del Congreso se ha concentrado en las municipalidades de todo Lima y de las provincias de Piura, realizando foros y audiencias públicas descentralizadas en donde brindamos información y asesoría para el bienestar y la salud de las familias peruanas. Además, firmamos compromisos con las autoridades municipales y los alcaldes comprometiéndolos a seguir trabajando en sus respectivas comunas, implementando y desarrollando programas de consultoría y ayuda profesional que restablezcan y fortalezcan la relación familiar y de pareja.

Es deber del Estado proteger a la familia, y es deber de la sociedad civil organizada tomar la responsabilidad de rescatarla como institución, pero somos las mujeres las llamadas a tomar la batuta, por eso en este mes de la madre hago un llamado a todas las mujeres a ser la fuerza integradora de familia y de la sociedad.

Comentarios desactivados en [Editorial] Mujer, fuerza integradora

Archivado bajo Artículos, Audiencias públicas, Opinión, Participación ciudadana, Vida y Familia

[El Comercio] Entre el olvido y la esperanza

Los bonos de la Reforma Agraria

Por: Fabiola Morales *

En los casi 4 años del actual gobierno, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) ha venido pagando miles de millones de dólares por concepto de deuda externa. Ya nos gustaría a todos que el MEF tenga la misma disposición para pagar los millones de soles que por concepto de deuda interna mantiene con los fonavistas, jubilados, con los expropiados por la reforma agraria y con millones de peruanos a quienes el Estado les tiene alguna deuda pendiente.

Desde que asumimos nuestra labor en el Congreso, hemos intentado entender cuál es la política de este gobierno frente a la deuda interna, y hemos llegado a la conclusión que consistiría en esperar que el tiempo nos canse o borre de nuestra memoria la existencia de nuestras acreencias con el Estado y así, verse libre de su responsabilidad.

En más de una oportunidad hemos buscado que el MEF reconozca la existencia de la deuda de la reforma agraria. De la misma manera, hemos solicitado al propio presidente de la República que nos informe qué está haciendo su gobierno para cumplir con las sentencias del Tribunal Constitucional que ordenan la actualización y pago de esta deuda. Hasta la fecha seguimos esperando ambas respuestas.

En tanto, gracias a innumerables audiencias y foros públicos con expropiados, hemos elaborado el proyecto de ley 3272-2008/CR para la actualización y pago de la deuda agraria producto de la reforma agraria, mediante el cual hemos propuesto una serie de alternativas para el pago de la citada deuda:

  1. Negociación libre de los bonos en el mercado de valores o la venta directa a particulares.
  2. Como medio de pago en procesos de subasta pública.
  3. Como medio de pago de acreencias del Estado administradas por Fonafe.
  4. Como medio de pago de aranceles para la importación de bienes de capital.
  5. Como garantía de fiel cumplimiento en contratos de obras, concesiones y adquisiciones públicas efectuadas por los gobiernos locales, regionales o el Gobierno Central.

Si el Estado puede realizar pagos por adelantado por más de US$3.500 millones para pagar deuda externa, no vemos qué le impide presupuestar los 4.000 millones de soles que se les debe a los expropiados por la reforma agraria.

El MEF sabe muy bien que nuestras propuestas no suponen desembolso de dinero por parte del Estado; por el contrario, estamos seguros de que con ella se inyectará una fuerte dosis de recursos a nuestra economía. Son miles de expropiados y sus familias, esperan una respuesta a décadas de olvido; más aun, ahora que sí existen solución viables.

[*] Congresista Solidaridad Nacional

Fuente: El Comercio.

Comentarios desactivados en [El Comercio] Entre el olvido y la esperanza

Archivado bajo Agricultura, Artículos, Trabajo